Pauta para heredar el liderazgo en la empresa familiar

Las empresas crecen y se desarrollan gracias al talento y la constancia de sus fundadores. Sin embargo, pasado el tiempo ese trabajo tiene que ser continuado por algún familiar que pueda relevarlo y así guiar a la compañía por nuevos caminos de crecimiento y prosperidad.

Aunque ser hijo del jefe no implica tener la capacidad de dirigir la empresa cuando llegue el momento de ponerse al frente de la empresa. Y es que se puede heredar el mando, pero no la capacidad de dirigir.

Gonzalo Martínez de Miguel, director de INFOVA, compañía especializada en el desarrollo directivo, afirma que para que una empresa no peligre cuando llega el cambio en la dirección, hay que tener varias medidas, preparándose mucho antes de que el momento se produzca y teniendo en cuenta que una estrategia de transición, debe estar muy organizada y anticipada por parte de la persona que llega, como por la que se va.

Pensar que un buen entrenamiento técnico será suficiente para el nuevo líder es un error. Saber mucho de un mercado, de un negocio o de una empresa no te convierte en un buen líder. El liderazgo tiene más que ver con la consistencia personal, el desarrollo del carácter, la estructura ética, una autoestima adecuada, la capacidad para superar la adversidad, la vocación de ser ejemplo o la firmeza.

Es cierto que una buena preparación técnica se necesita para poder dirigir una compañía, pero no es lo que va a marcar la diferencia en términos de liderazgo.
Las bases del liderazgo para el heredero van a ser las mismas que para el empresario de primera generación:

1.- Sus cualidades personales. Qué tipo de ser humano es. Qué cualidades le definen. Los colaboradores quieren saber para quien trabajan. Es una persona honesta, tenaz, valiente, ecuánime, serena.
2.- Sus conocimientos. Lo que sabe del negocio, del mercado, de la empresa. Su experiencia demostrada y sus conocimientos acumulados. Y sobre todo la manera en que ha ordenado asimilado toda esa información dentro de él o ella. Lo que influye no es lo que el líder conoce, sino la percepción del equipo de su sabiduría y buen juicio.

3.- Como se relaciona con las personas. Cuál es su código de relación con el resto del equipo. Hay muchas formas de relacionarse y no todas son igual de efectivas. Hay quien se relaciona desde la agresividad y el desprecio y quien lo hace desde la firmeza acompañada del respeto, la exigencia y el cariño.

Según Martínez de Miguel, la transición del liderazgo en las empresas es un momento que requiere máxima atención, muchas compañías no han podido soportar el cambio en la dirección y han fracasado; aunque otras muchas han sido un ejemplo que demuestra que el liderazgo también puede heredarse.

Martinez de Miguel enuncia tres principios irrenunciables para el nuevo líder: La integridad personal, la vocación de servicio y la capacidad para inspirar.

Deja un comentario

El email no será publicado. Campos marcados con *, campos requeridos


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.


Síguenos en Redes Sociales



Contacta con nosotros

Puede contactar con nosotros a través de:


Empleo en RRHH

Esta web pertenece a ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión, S.L.