¿Cómo ser un jefe mejor?
El buen jefe que toma decisiones junto con su equipo genera confianza, compromiso, eficacia, productividad...

Cristina Fragua5 enero 20165min

Nadie dijo que ser jefe fuese sencillo; pero ser un buen jefe, menos aún. Un buen jefe tiene que tener claro que es la figura modelo para el resto de su equipo. El buen jefe ha de enseñar y formar. Los miembros de su departamento deben ser capaces de adoptar plenamente sus responsabilidades y ser capaces de asumir determinadas decisiones. Las ventajas de que los empleados sepan el “oficio de la toma de decisiones” son múltiples. Por su parte, los empleados encontrarán su trabajo mucho más satisfactorio y su nivel de compromiso y confianza aumentará; por otro lado, el jefe tendrá más tiempo para dedicarse a otras tareas.

El buen jefe que toma decisiones junto con su equipo genera confianza, compromiso, eficacia, productividad...
El buen jefe que toma decisiones junto con su equipo genera confianza, compromiso, eficacia, productividad…
3 LECCIONES DEL BUEN JEFE
  • Un buen jefe trabaja con su equipo para identificar las decisiones más importantes.

Ante situaciones críticas, cada departamento de una organización deberá tomar decisiones importantes. Existirán decisiones estratégicas pero también cotidianas que, no por el hecho de serlo, son menos importantes. Un buen jefe consultará con su equipo antes de tomar cada decisión puesto que afectará a toda la unidad.

  • Un buen jefe evalúa en grupo cómo se toman esas decisiones y las ejecuta en el momento.

La toma de decisiones es grupal o individual. El buen jefe no es el único que tiene la palabra sino que deja que en su equipo otras personas ocupen determinados roles y que, de este modo,  entran en el juego a la hora de decidir. Algunos miembros del equipo no entenderán que las grandes decisiones impliquen generalmente varios papeles clave. Por ello, una persona será la encargada de recoger las aportaciones de las personas con conocimiento sobre el tema y propone una línea de actuación. Definir qué rol ostenta cada miembro será primordial en la toma de decisiones. Además, es necesario analizar el proceso de toma de decisiones en sí y aportar la información necesaria en el momento adecuado, es decir, previamente.

  • Un buen jefe enseña la disciplina de tomar decisiones al resto de su equipo.

Cada decisión importante debe ser enmarcada correctamente. No es un “¿qué debemos hacer?” sino un “¿cuáles son las mejores opciones para conseguir este objetivo específico? Una decisión importante requerirá de tiempo para recopilar la información necesaria. Además de recopilar datos, las decisiones deben tomarse en consonancia a los criterios acordados de antemano. Un líder no debe saltar las opiniones de su equipo y tomar las decisiones por sí solo, de este modo lo único que conseguirá será quebrar la confianza de los miembros de su unidad.

La persona que entrena a un equipo para hacer y ejercer decisiones críticas correctamente consigue ser no solo un mejor jefe sino que también conduce a una mayor productividad y eficacia, además generará compromiso por parte de los empleados. Asimismo, les aportará una visión más amplia de la labor de cada departamento y no se limitarán a los detalles diarios de la gestión.

FUENTE: Michael Mankins and Cornelia de Ruiter. Bain & CompanyDecide & Deliver


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros


Nuestros Otros Proyectos


Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales