La disrupción empodera a los empleados