La tecnología es una herramienta que reduce la desigualdad y la exclusión social

observatorio pobreza
El Observatorio Empresarial contra la Pobreza – OECP-, plataforma creada en 2015 para promover el liderazgo de la empresa en la lucha contra la pobreza, pone de relieve las conclusiones de su tercera investigación “Tecnología con propósito. El impacto social de la empresa en la era digital”.

El informe “Tecnología con propósito” expone los motivos por los que plantear el impacto social como una de las prioridades de negocio. La investigación realizada apunta a que se dan los condicionantes básicos para que la tecnología sea una herramienta de reducción de la desigualdad y de la exclusión social.

Las conclusiones de esta investigación convergen en una línea común, la transformación tecnológica inclusiva y con propósito, un cambio que busque un auténtico desarrollo económico y social sostenible. En definitiva, un cambio al que se pueda sumar la mayor cantidad de actores de los distintos ecosistemas.

“La implicación de las empresas es básica. Una apuesta decidida por proyectos de impacto social en los que, de una manera u otra, la tecnología sirva para mejorar la calidad de vida de las personas, puede ser clave en la dirección final que tome la Cuarta Revolución Industrial, tanto en los países desarrollados como en aquellos en vías de desarrollo”, afirma Mónica Gil-Casares, coautora del informe y directora de Investigación, Innovación Social y Consultoría en Fundación Codespa.

Las 9 principales conclusiones de este informe son:

1. La innovación tecnológica es una oportunidad para que las empresas aumenten su compromiso social, mejorando sus beneficios y su reputación.
El legado del modelo convencional de empresa únicamente centrada en el reparto de dividendos frena la puesta en marcha de iniciativas de impacto social y la propia actividad empresarial. Las empresas que apuestan por fomentar un impacto social positivo del negocio consiguen asegurar la fidelización de clientes, mejorar el compromiso de los empleados, retener el talento, etc. Estos y otras muchas razones motivan a las empresas a apostar por un crecimiento más inclusivo.

2. La tecnología es una herramienta para mejorar la eficacia de los proyectos sociales, pero no un fin en sí mismo.
La innovación tecnológica no debe verse únicamente como la solución definitiva frente a una situación de desigualdad o pobreza. El rol de la tecnología no es neutral. La tecnología debe ser un componente y un complemento más de cualquier proyecto social.

3. Más disrupción no implica mayor impacto; la telefonía móvil, por ejemplo, es de las tecnologías con más incidencia.
El informe revela que la telefonía móvil desempeña un papel fundamental en la lucha contra la pobreza, desmontando la creencia común de que con tecnologías más disruptivas, el impacto real es mayor. Esta situación responde a que en contextos de pobreza y exclusión, las personas se adaptan mejor a las herramientas tecnológicas más sencillas y accesibles.

4. Las soluciones tecnológicas con propósito deben ser adecuadas, accesibles, asequibles y estar adaptadas a la población a la que se dirigen.
Esta conclusión subraya la relevancia de que las soluciones tecnológicas con propósito deben cumplir las cuatro “aes” siendo adecuadas, accesibles, asequibles y estar adaptadas al colectivo al que se dirigen. En este sentido, distribuir tecnología si no se acompaña de un programa de formación específico para garantizar el uso adecuado entre la población beneficiaria no ofrece resultados. Por esta razón, deben elaborarse programas formativos adaptados que realmente ayuden a implantar la tecnología propuesta.

5. Aquellas empresas que apuesten por el impacto social desde el negocio tendrán mayores garantías de éxito.
Las empresas cuyo propósito empresarial esté encaminado a contribuir al desarrollo de la sociedad se encontrarán con un retorno social y económico enfocado hacia el éxito. En el siglo XXI aquellas compañías que apuesten por aportar transparencia tendrán como garantía mejorar el posicionamiento de la marca.

6. La transformación digital de las empresas es un factor que facilita la incorporación de tecnología en los proyectos sociales.
Las organizaciones que integran la transformación digital dentro de su política empresarial facilitan luchar contra las desigualdades. El desafío se centra en ser parte activa de un cambio. Para que todo esto funcione, es necesario favorecer una cultura del dato, es decir, saber qué y cómo medir, además de interpretarlo.

7. Las alianzas son clave para que la innovación tecnológica contribuya eficazmente al crecimiento inclusivo.
Las soluciones tecnológicas disruptivas sin ninguna relación con la problemática local no lograrán ningún impacto. De modo que, para lograr una tecnología con propósito que se sostenga en el tiempo, se debe promover la interacción del sector privado con otras organizaciones especializadas e instituciones de diferentes ámbitos: sector público, mundo académico y ONG.

8. La adaptación a la legislación y cultura local es imprescindible para que los proyectos se implementen de manera exitosa.
Una solución tecnológica básica puede repercutir mucho más en las condiciones de vida de las personas que los propios desarrollos innovadores, pero al mismo tiempo hay que tener en cuenta las leyes locales, regionales o nacionales. Por esa razón, antes de diseñar intervenciones con impacto social donde las herramientas tecnológicas sean protagonistas hay que estudiar en profundidad las necesidades y el contexto de los potenciales usuarios.

9. El bienestar de las personas debe estar en el centro de cualquier proyecto tecnológico
En una situación crítica como un desastre natural, ¿debe prevalecer la protección de los datos personales si de ello depende evitar un mal mayor para la población vulnerable? Este ha sido uno de los dilemas manifestados a lo largo de la presente investigación. La mayoría se decantan por realizar una intervención de emergencia humanitaria efectiva y precisa, el bienestar de las personas debe anteponerse a la privacidad de sus datos, pero a su vez los usuarios deben conocer bien qué se va a hacer con esa información, por cuánto tiempo y si se cederá a gobiernos, a otras empresas…


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.


Síguenos en Redes Sociales



Contacta con nosotros

Puede contactar con nosotros a través de:


Empleo en RRHH

Esta web pertenece a ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión, S.L.