Neuroplasticidad: Los taxistas de Londres

Pedro Gómez Acebo, Director de Operaciones de 5Razones.

Eleonor Maguire, 2000 y 2008. Esta irlandesa se licenció en 1990 y cuatro años más tarde se doctoró en Psicología por el University College of Dublin. Ha centrado sus investigaciones en la memoria y más concretamente en la memoria autobiográfica (los recuerdos sobre nosotros mismos) y sus “anclajes” en el cerebro. También estudia qué relación tienen estos recuerdos con la representación que hacemos del espacio en nuestra mente.

“ Sin recuerdos no tenemos identidad y no somos por tanto capaces de reconocernos a nosotros mismos”.

DISEÑO DEL EXPERIMENTO

Quizá la parte más estudiada del cerebro es la que ha recibido los nombres más curiosos: el asta o cuerno de Ammón, en recuerdo del dios egipcio, pero sobre todo se le conoce como hipocampo, que es el que interviene en la memoria a largo plazo y, en particular en la navegación y memoria espacial.

Los taxistas de Londres tiene que superar una durísima prueba para obtener la licencia. Se llama The Knowledge y consiste en memorizar 25.000 calles y miles de lugares. El aprendizaje medio es de 3 a 4 años y solo la mitad de los aspirantes aprueba. El experimento consistió en el seguimiento, durante el tiempo de preparación y mediante imágenes con resonancia magnética, del hipocampo de varios grupos de candidatos a taxistas. En concreto se analizaron tres grupos de estudio: los que lo intentaron y lo consiguieron, los que lo intentaron pero no lo consiguieron y un grupo de control de sujetos que no lo habían intentado.

RESULTADOS OBTENIDOS

– No había diferencias al principio del aprendizaje pero, tras 4 años, los aspirantes que habían superado la prueba tenían un hipocampo posterior significativamente mayor.

– La idea de que el cerebro tiene una determinada plasticidad, es decir, que se adapta según el uso que se le da durante el crecimiento no es nueva. Lo que es nuevo, es la demostración de que aún en la edad adulta se mantiene esta capacidad.

– Nuestro perfil emocional, que se forma mediante una serie de circuitos neuronales durante los primeros años de vida, puede modificarse como consecuencia de experiencias casuales o a través del esfuerzo consciente. Y nuestros propios pensamientos son capaces de generar la neuroplasticidad y condicionar nuestro comportamiento y aprendizaje.

CONCLUSIONES

El cerebro cambia constantemente por efecto del entrenamiento y la experiencia, y la plasticidad continua toda la vida si bien con menor vigor que en los primeros años. Nunca es tarde para aprender. El concepto de plasticidad cerebral implica que todos podemos mejorar ya que aunque existan condicionamientos genéticos, sabemos que el talento se construye con esfuerzo y una práctica continua.

La neurociencia ha demostrado la influencia de los factores ambientales, incluida la educación, sobre la estructura y función del cerebro. La neuroplasticidad constituye un nuevo paradigma porque revela que el entrenamiento mental puede modificar el cerebro que no es fijo ni inmutable, sino maleable. Tan sólo nos hace falta ser buenos escultores.

Deja un comentario

El email no será publicado. Campos marcados con *, campos requeridos


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros

Puede contactar con nosotros a través de:


Empleo en RRHH

Esta web pertenece a ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión, S.L.



Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales