La influencia del “bla, bla, bla …”

Maite Sáenz21 octubre 20145min

 

Autor: Albert Mehrabian, 1967. Antropólogo y profesor emérito de la Universidad de California, llevó a cabo unos estudios interesado por los efectos de la inconsciencia entre la comunicación verbal y la no verbal “Decoding of Inconsistent Communications” y “Inference of Attitudes from Nonverbal Communication in Two Channels”. De la unión de los resultados de ambos estudios, extrajo una fórmula muy seguida por aquellos que comunican a diario, la regla del 7-38-55. “El 93% del impacto de una comunicación va por debajo de la conciencia y no suele ser preparada por el emisor”.

 

DISEÑO DEL EXPERIMENTO

Lee este artículo en Focus ORH+
Lee este artículo en Focus ORH+

El propósito es estudiar la relevancia de los distintos tipos de comunicación cuando no son conscientes, cuando no hay coherencia entre los dos tipos de comunicación, la verbal y la no verbal. Estos estudios sólo se refieren a la comunicación de actitudes o sentimientos y no necesariamente a cualquier otro tipo de comunicación. En el primer experimento, los sujetos realizaban dos tareas. Por un lado escuchaban una palabra (“maybe”) elegida por su neutralidad y grabada con tres entonaciones, de gusto, de disgusto y neutral. Se pedía a los sujetos que imaginaran que esa palabra formaba parte de una comunicación y que pensaran qué se transmitía con ella. Por otro lado se les enseñó unas fotografías con expresiones de gusto, disgusto y neutralidad, que se combinaron con las grabaciones pidiéndoles que interpretaran de nuevo la comunicación. En el segundo, se estudiaban los efectos de la inconsistencia entre el tono de voz y el significado de las palabras. En este caso se escogieron nueve palabras neutras, tres de ellas neutras (“maybe”, “really” y “oh”), tres positivas (“honey”, “thanks” y “dear”) y otras tantas negativas (“don´t”, “brute” y “terrible”). Estas nueve palabras eran leídas de tres maneras distintas , positiva, negativa y neutra. A un tercio de la masa se les pidió que atendieran sólo al significado de las palabras, aun tercio que atendieran sólo al tono y al último tercio que atendieran a ambas cosas.

 

RESULTADOS OBTENIDOS

• Una de las primeras conclusiones fue la de que la entonación en la comunicación (parte de la comunicación no verbal) tenía claramente mayor importancia que el propio mensaje transmitido (comunicación verbal).
• El componente facial (parte de la comunicación no verbal) era más fuerte que el mensaje vocal (comunicación verbal), en una proporción de tres a dos.
• Cuando existe incongruencia entre la parte verbal trasmitida y la parte no verbal utilizada por el emisor, nos fijamos mayoritariamente en la no verbal para interpretar la comunicación.
• El lenguaje verbal participa escasamente en la comunicación de emociones y sentimientos apenas en un 7%, aproximadamente un 38% de la comunicación corresponde al lenguaje paraverbal (entonación, proyección, tono, énfasis, pausas, ritmo, etc.) y el 55% al lenguaje corporal (gestos, posturas, mirada, movimiento de los ojos, respiración, etc.).

 

CONCLUSIONES

En nuestros espacios de comunicación habituales, debiéramos tener más en cuenta el efecto de nuestra comunicación no verbal, precisamente la que menos preparamos, ensayamos y desarrollamos de forma consciente. No debemos olvidar que al comunicar “lanzamos” a nuestro auditorio micro-expresiones que pueden facilitar o dificultar que el mensaje llegue como uno desea. Las emociones raramente son trasladadas verbalmente por el emisor, pero los receptores las notamos en el 93% de la comunicación. Muy arriesgado sería dejar la comunicación no verbal a la improvisación, enfrascados en lo que decimos y dificultando así poder influir con todos los recursos de los que disponemos. Tú dirás…

Pedro Gómez Acebo,
Director de Producción de 5Razones.


Observatorio de Recursos Humanos

ORH | Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros


Nuestros Otros Proyectos


Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales