La genética organizacional: Un modelo para la regeneración de la empresa

 

En 1953 James Watson y Francis Crick descubrieron la estructura y el comportamiento del ADN (ácido desoxirribonucleico), la molécula de la vida. En 1990 se aprobó el plan de financiación para el Proyecto Genoma Humano y en 2003 el Mapa del Genoma Humano, “el libro de la vida”, fue completado. Se inaugura así una nueva era en la medicina.

En genética molecular, el gen es la unidad básica de información que compone el ADN. Éste se empaqueta formando cromosomas y la secuencia de dicho ADN conforma el genoma humano. Hay una similitud del 99% en el genoma de todos los organismos de una misma especie, y solo se diferencian en un 1%, ese porcentaje que nos hace únicos.

Al igual que los seres humanos, las organizaciones también tienen un genoma único que impacta de forma directa en sus resultados de negocio y en su bienestar empresarial. La analogía con esta especialidad de la medicina nos sirve para contemplar la organización como un todo, con un enfoque sistémico que permite analizar el código genético de la organización y regenerarlo a través de la “tecnología génica” adecuada. Es lo que llamamos “genética organizacional”, que aborda la posibilidad de generar en la organización un cambio de cultura estratégico pasando de enfoques verticales y dogmáticos a modelos más participativos, motivadores y con capacidad de autogestión, enfoques en esencia más eficientes. Profundicemos en esta metáfora a través de la figura 1.

Lee este artículo en Focus ORH+
Lee este artículo en Focus ORH+

Una empresa es un organismo vivo que posee áreas funcionales, grupos de trabajo y unidades de negocio en lugar de cromosomas. Sus genes se expresan a través de las habilidades, actitudes, comportamientos y hábitos de sus profesionales. Finalmente, el ADN de la organización se pone de manifiesto en sus estrategias y políticas, su cultura, su estilo a la hora de dirigir, comunicarse, y como no, en el desarrollo de fórmulas y procesos de trabajo. Cada empresa desarrolla su propio código genético que le permite sobrevivir, desaparecer o evolucionar y diferenciarse.

 

EXPRESIÓN GÉNICA, MUTACIONES Y PATOLOGÍAS

La información que contiene el ADN se traduce al final en la creación de una proteína que será la que ejerza la acción en el organismo. Este proceso es conocido como “expresión génica”.

Siguiendo nuestra metáfora, en las empresas estas proteínas son las personas, los equipos de profesionales y las redes funcionales e interacciones que realizan entre ellos. Son los que producen valor, crean sinergias y hacen sostenibles a las organizaciones.

Si se produce un cambio en el ADN, la proteína no se fabrica y no funciona, produciéndose entonces mutaciones en el organismo/empresa. Sin embargo, a veces no hay cambio en el ADN, no hay mutaciones, es el ambiente, “los factores ambientales” (políticas internas, presión, desarrollo profesional, espacios de comunicación, etc.) los que hacen que se exprese en exceso, por defecto o incluso que no se exprese correctamente la proteína/profesionales. Se producen entonces patologías, problemas que atentan contra la salud de toda la empresa, pues minan el desempeño y por ende, los resultados. Así pues nuestro comportamiento y funcionamiento como organización es producto de nuestros genes y de la expresión de los mismos.

 

EL GENOMA ORGANIZACIONAL

Las empresas cumplen ciclos y necesitan realizar un chequeo de su genoma y poner en marcha procesos de transformación destinados a rejuvenecer y reinventarse, así como impulsar de nuevo su capacidad de competir con éxito en el mercado.

El código genético de una organización puede transformarse y regenerarse al igual que algunos anfibios se recuperan de heridas graves y regeneran nuevos tejidos.

Profundicemos ahora en el código genético base sobre el que apoyar la regeneración organizacional:

1. Compromiso: crear una cultura corporativa fuerte, actualizada y sobre todo co-creada por toda la organización.
2. Visión: diseñar estrategias promoviendo el crowdsourcing y capilarizarla en proyectos transversales fomentando el liderazgo compartido.
3. Energía: fomentar el bienestar corporativo para conseguir profesionales más equilibrados, más creativos y con mayor capacidad para aprovechar todas sus habilidades y potencial.
4. Creatividad/Innovación: fusionar la inteligencia colectiva para fomentar la ideación y estimular en los equipos el pensamiento crítico y divergente al servicio del negocio.
5. Intraemprendimiento: crear hábitats que rompan barreras organizativas y se evolucione hacia enfoques alternativos, más flexibles y rápidos que fomenten la proactividad, la tolerancia al error, así como la delegación de toma de decisiones otorgando mayor autonomía y liderazgo al profesional.
6. Resiliencia: entrenar la fortaleza, la flexibilidad y el coraje de los equipos y profesionales como armas para afrontar y crecer en la dificultad; donde la voluntad, la disciplina, el optimismo y el sentido del humor son clave.
7. Transparencia: crear espacios y canales para compartir información y fomentar el diálogo interpersonal y colectivo, establecer herramientas de feedback que permita una comunicación abierta, fluida y constructiva.

 

EL PROCESO DE REGENERACIÓN

Hemos de señalar que para que este proceso tenga éxito es necesario contar con un alto grado de compromiso de la dirección de la compañía. Los pasos son:

1. Diagnóstico del código genético actual.
2. Co-creación del nuevo genoma proyectando un nuevo escenario.
3. Inoculación del nuevo ADN.
4. Estabilización del nuevo genoma para conseguir que los cambios sean absorbidos por la organización.

Todo sistema vivo necesita regenerarse para sobrevivir; el individuo, las familias, las empresas, los gobiernos, la sociedad. Pero recordemos que las instituciones no cambian, no se transforman, no evolucionan, son las personas las que lo hacen. Las empresas tan sólo han de revisar su código genético y dotar de “los factores ambientales” adecuados para que sus genes “se expresen” dentro de la organización y consigan crear su mejor versión.

Yolanda Romero, Socia Directora de Intalentgy.

 


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales