La formación profesional dual reduce el desempleo y fomenta la empleabilidad

Cristina Fragua10 abril 20157min

dual

El sistema de formación profesional dual requiere un esfuerzo y compromiso por parte de las instituciones educativas y empresas tanto públicas como privadas. Para quienes no conozcan de qué se trata, este modelo educativo permite que los alumnos combinen sus estudios con los horarios de trabajo.

Sin duda alguna, lo que se genera es un beneficio en el que las empresas cuentan con mejores profesionales y los alumnos se sienten más motivados de cara a su futuro profesional.

Así lo asegura la Guía práctica para la Implantación de Metodologías de Formación Profesional Dual en la Empresa, realizado por el Club de Excelencia en Sostenibilidad y BASF, con la colaboración de Fundación Sagardoy.

Según ha explicado Juan Alfaro, Secretario General del Club de Excelencia en Sostenibilidad, esta Guía tiene como objetivos: presentar una metodología para implementar el sistema de formación dual, aportar un conjunto de prácticas empresariales y de recomendaciones para las empresas e instituciones públicas.

La formación es la clave para garantizar una mejor adaptación de la mano de obra y de la empresa a las circunstancias reales del mercado. Esto cobra una mayor importancia si se trata del colectivo de jóvenes que están a las puertas de comenzar su etapa laboral.

Por ello, es importante que el modelo educativo se ajuste a la realidad laboral de cada país, se han de crear nuevas profesiones según la demanda y, en este sentido, se vuelve necesario la actualización de los contenidos de la formación. Según explica Daniel Pérez del Prado, profesor de Derecho del Trabajo y de Seguridad Social de la universidad Carlos III de Madrid, “hay un exceso de estudiantes universitarios, lo que produce un desequilibrio acentuado en la formación de los trabajadores”.

Teniendo en cuenta las elevadas cifras de desempleo juvenil en España (23 puntos más que la media europea) este sistema permite una mayor adecuación entre las necesidades educativas y las demandas de las empresas. Se combina un aprendizaje teórico con la formación práctica en la empresa mediante un contrato de trabajo formativo.

El fin de este contrato es la adquisición por parte de los jóvenes de la formación necesaria para desempeñar adecuadamente un oficio o un puesto de trabajo. En este sentido, Erwin Rauhe, Vicepresidente de BASF Europe South, asegura que “hablar de formación profesional dual es hablar de futuro, se trata de un compromiso generacional” con el que “todos ganaremos”.

Por su parte, Engracia Hidalgo, Secretaría de Estado de Empleo, confía en que el sistema dual “incrementaría la empleabilidad de nuestros jóvenes” haciendo hincapié en la “colaboración público-privada la cual retorna más éxito y compromiso a la sociedad”. Para incentivar el empleo juvenil, Hidalgo recalca la idea de que es necesario “facilitar los procesos” de implementación tanto en las empresas como en los centros educativos.

Íñigo Sagardoy enumera tres obstáculos contra los que la formación dual se enfrenta en nuestro país. El primero “el dar a conocer las prácticas que realizan las empresas; el segundo es que en Alemania, Austria y Suiza el tejido empresarial es diferente al nuestro, en España la pyme (99,8%), con sus pocos recursos, predomina sobre el resto; y por último, la cultura española en la que la FP no ha sido valorada como realmente debería, ha sido menospreciada”.

Alemania, Suiza, Dinamarca y Austria son los países pioneros en formación profesional dual en el marco europeo frente a Portugal, Grecia y España que se sitúan a la cola.

PRINCIPALES CONCLUSIONES DE LA GUÍA

1. La formación profesional dual como el origen de profesionales que sepan desempeñar realmente su función y estén altamente cualificados.

2. Se requiere un elevado grado de compromiso por parte de las empresas a la hora de implantar y desarrollar este modelo. La estrategia de RRHH tiene que registrar la FP como elemento de inversión en el futuro de la empresa.

3. El papel de un tutor que guíe al alumno es principal puesto que representa el nexo entre la empresa y el centro educativo. Esta persona tendrá que estar formada tanto en términos prácticos como pedagógicos.

4. Los alumnos no “practican” lo aprendido en clase, si no que aprenden el propio ejercicio de la profesión desde la empresa.

5. La evaluación y el seguimiento del proceso formativo: las comisiones duales de seguimiento. Hay que prestar el tiempo necesario para seguir el avance de los alumnos.

¿QUÉ HACER DESDE RRHH PARA IMPLANTAR LA FP DUAL?

-Identificar las necesidades en función de los puestos requeridos y los estudios.

-Analizar la estructura de cada plantilla (edades, perfiles, planes de negocio…) para saber qué es lo que necesitaremos en un futuro próximo.

-Definir el número de estudiantes a los que se podrán ofrecer los puestos de trabajo.

-Determinado el volumen de necesidades:

-Si es amplio, hacer un convenio con un grupo propio.

-Si no lo es, participar en un convenio conjunto con otras empresas del sector a través de asociaciones o con los institutos.

 


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros


Nuestros Otros Proyectos


Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales