El 40% de los trabajadores con contratos de formación continúan en la empresa tras finalizar su contrato inicial

Employee and boss handshaking after a job interview
Con la llegada del verano se produce un aumento importante de este tipo de contrato que, además, es el único bonificado que existe desde el 1 de enero.

De un total de 52.803 contratos de formación y aprendizaje suscritos en 2018, el 40% tuvo un futuro positivo. Así lo concluye el Observatorio para el Contrato de Formación y Aprendizaje, impulsado por Audiolís, centro de empleabilidad especializado en este tipo de contratos, tras analizar los datos oficiales del Servicio Público de Empleo (SEPE). Y es que, del total de contratos celebrados bajo esta modalidad el pasado año, el 21,31% se transformaron en indefinidos a su finalización.

Además, el 18% de los contratos se prorrogaron al cumplirse su duración inicial. En este sentido, hay que tener en cuenta que el contrato de formación, que debe tener una duración mínima de un año, puede prorrogarse hasta dos veces, hasta alcanzar una duración máxima de tres años, cuando ya debe transformarse a indefinido.

Se trata de cifras muy optimistas si se tiene en cuenta que el contrato de formación es uno de los máximos exponentes de la formación dual, permitiendo a jóvenes menores de 25 años y en situación de desempleo acceder al mercado laboral, y desarrollar una actividad laboral retribuida en una empresa a la par que se forman.

Volviendo a las cifras ofrecidas por el Servicio Público de Empleo, al igual que ocurre con otras modalidades contractuales, son los meses de verano los que concentran un mayor número de contratos de formación. En 2018, en particular, casi el 30% de los contratos formativos realizados se concentraron entre los meses de mayo y agosto. Por comunidades, Andalucía es la que más contratos de formación registra, siendo Málaga y Sevilla las provincias más destacadas. En concreto, el 26,23% de los contratos celebrados tuvieron lugar en esta comunidad, es decir, un total de 13.849.

Para el año 2019 se espera que la cifra sea todavía mayor ya que, desde el 1 de enero, el contrato de formación es el único contrato bonificado que existe en el mercado, puesto que el Gobierno ha eliminado las bonificaciones de otros contratos como el de prácticas. Esto significa que es el único contrato por el que las empresas reciben de forma sistemática algún tipo de ayuda. En este caso en concreto, se trata de una reducción del 100% de las cuotas a la Seguridad Social, por lo que el empresario solo debe asumir el salario del trabajador.

Además, las empresas también obtienen beneficios fiscales por convertir los contratos de formación en contratos indefinidos, un aliciente que no pasa desapercibido. Así, del total de contratos convertidos a indefinidos en 2018, el 12,66% eran contratos de formación. Aunque la cifra no parezca significativa, debemos tener en cuenta que solo el 3,9% de los contratos firmados en 2018 pasaron a ser indefinidos.

1 comentario

  • Juanlu

    11 julio 2019 at 11:40

    Hola excelente artículo, he leido en esta web: https://contratodeformacion.com.es que la edad máxima de contratación es de 25 años, pero yo tengo un trabajador de 27 años con este contrato, ¿puedo solicitar la prórroga?

    Responder

Deja un comentario

El email no será publicado. Campos marcados con *, campos requeridos


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.


Síguenos en Redes Sociales



Contacta con nosotros

Puede contactar con nosotros a través de:


Empleo en RRHH

Esta web pertenece a ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión, S.L.