Aprender a gestionar el talento, clave para la supervivencia de las empresas

Para sobrevivir, las organizaciones necesitan transformar su modelo de negocio. Y la clave para ejecutarlo con eficacia es transformar primero el modelo de talento.

El juego ha cambiado de reglas. En todos los aspectos y en todas las áreas del negocio. Y la gestión del talento es una de las más afectadas por la revolución digital que transitamos. A una velocidad asombrosa e impulsada por la innovación, comprobamos cómo está surgiendo nueva y más eficiente tecnología para los departamentos de HR, cómo está cambiando el data clave para medir el performance de los empleados o cómo se perfeccionan los procesos de selección, pasando por la lógica preocupación por la salud y seguridad de las plantillas o el teletrabajo, nuevos hábitos y tendencias que han llegado para quedarse y a los que las organizaciones han de dar respuesta.

Cojamos otro campo que ha sufrido una transformación sin precedentes: la comunicación. Décadas atrás, cuando el Director de Recursos Humanos deseaba incidir en un aspecto clave de la empresa circulaba un memorándum para estimular el cambio. La evolución más lógica fue la charla motivacional, primero en un ambiente analógico y después facilitada por el streaming. El concepto de comunicación empresarial se desintegró con internet en diversos canales y pasamos a comunicarnos en redes sociales externas o plataformas internas como Slack, ya por fin en un contexto bidireccional. Si se han hecho las cosas bien, los valores de la empresa estarán tan bien integrados en la plantilla que el cambio surgirá orgánica y proactivamente, nirvana cultural que no es fácil alcanzar, todo sea dicho.

El ejemplo es lo de menos. Lo de más es que los procesos, la tecnología, nuestros hábitos y la organización de la sociedad al completo han cambiado tanto que, definitivamente, el Change Management de hoy se parece muy poco al del siglo pasado, al de la década pasada o, directamente, al del año pasado. La nueva normalidad digital y la economía de esta nueva era están afectando profundamente a todas las organizaciones, que han comprendido que van a necesitar un talento capacitado y con habilidades adecuadas para el nuevo mundo. Y lo que es más importante, han asumido que para su éxito o supervivencia necesitan activar un modelo de gestión del talento completamente diferente. Es decir, renovarse o verse abocados a una creciente desventaja competitiva. Bienvenidos a la gestión del talento de la era digital.

Un programa para dar respuesta a los retos en la gestión del talento

Para dar respuesta a semejante reto, la escuela de negocios ISDI (Instituto Superior para el Desarrollo de Internet) ha creado el Digital Talent Executive Seminar (DTES), un programa ideado para ayudar a los directores y managers de Recursos Humanos a liderar el cambio en la gestión del talento, reinventando su rol para poder dar respuesta a las nuevas oportunidades que la era digital genera en el negocio. En un ecosistema profesional cada vez más globalizado, tecnológico y veloz, el DTES se ha diseñado para empoderar a estos profesionales con toda la innovación existente alrededor de la gestión de personas desde un enfoque completamente disruptivo.

¿Cómo les va a ayudar el DTES? De primeras, el DTES busca que el profesional de HR se acerque mucho más a negocio de lo que está habituado, un cambio de mentalidad y de estructura que redundará positivamente en su departamento pero aún más en el engranaje de la compañía. “Normalmente, estos equipos están muy ligados a la estructura de la empresa: lideran los procesos de selección, formación, desarrollo o evaluación de los empleados, y a veces eso genera que sin querer se pierda el pulso del negocio, sus tendencias, innovaciones y estrategias para lograr los objetivos de ventas y de crecimiento”, explica Fátima Gallo, Directora de Talento, Servicios de Carrera y la comunidad de Alumni de ISDI.

Precisamente por ello, la orientación del DTES es doble, explica Gallo. “Por un lado, el objetivo es acercar a los directivos de RRHH al negocio digital, formándoles en las principales áreas de conocimiento: estrategia, tecnología, analítica, digital, marketing, ecommerce…, y, una vez han interiorizado el entorno digital, les explicamos cómo se puede gestionar el ciclo de vida del talento en la organización de un modo más disruptivo”.

ISDI nació en el año 2009 precisamente para dar respuesta a la falta de talento digital en la industria española. Como primera escuela nativa digital, ISDI supo interpretar el ecosistema digital y situar en el centro de su misión al alumno: profesionales, empresas o instituciones que necesitaban comprender la economía que se asentaba impulsada por la revolución digital o, como muchos otros la denominan, la Cuarta Revolución Industrial.

Bajo esta misma premisa, el DTES de ISDI propone una experiencia educativa que, en primera instancia, ayuda al profesional a comprender esta nueva realidad que está haciendo tambalear a todas las industrias. “Vivimos en una nueva normalidad nativa digital, desintermediada, completamente tecnológica, con grandes macrotendencias globales como el talento inclusivo o deslocalizado y el crecimiento del teletrabajo”, describe Gallo. Pero a su vez, incluye en su discurso la diversidad necesaria en las organizaciones para resolver retos complejos: “Hay mucho talento senior que aporta una visión de gestión de equipos y proyectos pero luego también un talento joven muy empoderado en tecnología, certificaciones, en conocimientos mucho más técnicos. Y hay que contar con los dos”.

Esta nueva economía implica nuevas reglas, advierte esta experta en gestión del talento. “No es lo mismo pagar hoy que pagar hace 30 años, seleccionar ahora que hace 30 años. La propia metodología de gestión de proyectos ahora es mucho más ágil y dinámica. La información hoy es totalmente líquida, las estructuras están mucho más aplanadas, en contraposición con las organizaciones tan jerárquicas y burocráticas del pasado”. Por lo tanto, concluye, “para transformar el modelo de negocio, es esencial transformar primero el modelo de talento”.

Una vez se comprende el medio y las necesidades para responder al nuevo contexto social y económico, el DTES ayuda al responsable de HR a atraer y seleccionar el mejor talento y a ejecutar el “mejor onboarding posible para el empleado”. Cuando ya están en el seno de la organización, es responsabilidad de RRHH “descubrir e incentivar su desarrollo y formación profesional”. Por supuesto, las compañías tienen que medir todos estos procesos, explica Gallo, y para ello existen multitud de “nuevas herramientas y tecnologías para la gestión del talento digital”. Por último, y gracias a este ciclo virtuoso, los directores o managers encargados del talento comprenden que “todos estos proyectos, acaban generando una compañía gestionada por el conocimiento”.

La metodología ISDI

Este ciclo de vida del empleado (atracción, incorporación, desarrollo, crecimiento y offboarding) ahora es posible ejecutarlo desde un enfoque digital, diseñado precisamente para esta economía digital. Y aquí ISDI cuenta con una metodología única. En el DTES, los alumnos aprenden junto a un faculty de más de 35 profesores, expertos profesionales en activo. “Se trata de perfiles que ya están liderando el talento y la cultura de sus organizaciones en industrias increíbles como la financiera, la tecnológica, el retail, el fast moving consumer goods o la logística, además de otras muchas”. Como todos los programas de ISDI, el DTES se basa en el conocimiento (masterclasses con expertos), pero principalmente con la práctica aplicada a la realidad empresarial, “workshops y hands-on en el que se resuelven retos y problemas del entorno digital con contenido en español y en inglés, dado que en ISDI contamos también con expertos internacionales de hubs globales como Silicon Valley”.

Uno de los aspectos más ricos del programa es el proyecto troncal, es decir, el trabajo en grupo que han de desarrollar los alumnos para interiorizar todo el conocimiento, en el que se aplica una metodología de aprendizaje iterativa con aplicación real time. “El DTES tiene una peculiaridad respecto de otros programas de ISDI, y es que cuenta con dos tutores: uno que protege y vela por el cambio en el modelo de negocio y otro que vigila e impulsa el cambio en el modelo de talento”, explica Gallo. “O lo que es lo mismo, el alumno está acompañado por un experto en recursos humanos y otro que sabe de negocio, una doble vertiente que ayudará al alumno a alcanzar el objetivo del DTES, que es un 50% acercarte a business y un 50% a talent, y todo en el entorno digital”.

El DTES es un programa de 7 semanas que se puede cursar en formato blended desde cualquier lugar de España. Cuenta con tres bootcamps presenciales en Madrid o Barcelona a los que también se puede atender en modalidad online.


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales