Consejos para prevenir el estrés térmico en el trabajo

 

La primera ola de calor del verano ya ha pasado pero no será la única que suframos. Las altas temperaturas nos acompañarán durante los meses de julio y agosto con un par de grados por encima de la media de las últimos años, según avanzan las previsiones de la Agencia Estatal de Metereología (AEMET). Para quienes han de desempeñar su actividad profesional sin el alivio del aire acondicionado la exposición al calor origina pérdidas de agua y electrolitos (sales) que pueden provocar agotamiento y los conocidos “golpes de calor” si la temperatura corporal alcanza los 40º centígrados (104 Fº) o más. El cerebro, el corazón, los riñones y los músculos pueden quedar dañados seriamente si no se trata con urgencia.

Cómo prevenir un golpe de calor

Los sanitarios de Aspy Prevención recomiendan seguir las siguientes indicaciones:

  • Beber mucha agua o líquidos, sin esperar a tener sed.
  • Permanecer en lugares frescos, a la sombra o si es posible en lugares climatizados.
  • Tomar pausas frecuentes para descansar cuando el calor y la humedad sean elevados.
  • Usar ropa ligera, amplia y de colores claros.
  • Utilizar calzado fresco, cómodo y que transpire.
  • Cubrirse la cabeza si se encuentra al sol. Un sombrero de ala ancha reduce notablemente la exposición a la radiación solar. Utilizar cremas protectoras en las zonas de la piel que queden descubiertas.
  • Si se trabaja junto a otros/as compañeros/as, vigilar su estado y pedir que alguien haga lo mismo por uno mismo. Un golpe de calor puede hacer que alguien pierda el conocimiento.
  • Evitar las comidas copiosas y elejir ensaladas, frutas y alimentos ricos en líquidos.
En caso de urgencia…

Permanezca atento a la aparición de estos síntomas: temperatura corporal elevada, alteración del comportamiento o del estado mental, náuseas, vómitos, piel enrojecida, respiración y/o frecuencia cardíaca elevada, dolor de cabeza…, y si los detecta en usted o en un/a compañero/a:

  • Pare la actividad física y descanse sentado en un lugar fresco.
  • Beba agua, zumos y bebidas deportivas diluidas en agua, u otra bebida no alcohólica para reponer los líquidos que perdidos con la sudoración.
  • Quítese o aligere la ropa.Refresque su cuerpo con agua fresca y abaníquese o colóquese en una corriente de aire para reducir su temperatura corporal. No lo haga de manera muy brusca, los enfriamientos muy súbitos pueden ser peligrosos.
  • Busque atención sanitaria si nota síntomas de agotamiento por calor (piel fría, pálida con sudoración, calambres musculares, mareos, náuseas, dolor de cabeza, hiperventilación, pérdida de conocimiento…).

Deja un comentario

El email no será publicado. Campos marcados con *, campos requeridos


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.


Síguenos en Redes Sociales



Contacta con nosotros

Puede contactar con nosotros a través de:


Empleo en RRHH

Esta web pertenece a ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión, S.L.