Philips Avent, perteneciente al grupo Philips, lanza el “Decálogo de las salas de lactancia materna en empresas”, donde recoge en diez puntos los requisitos que este tipo de instalaciones deben cumplir, para facilitar la práctica de la lactancia en condiciones de higiene y privacidad.

Philips lanza el decálogo de las salas de lactancia en empresas

PHILIPS_SALA_LACTANCIA_MATERNA_AVENT oki
Philips Avent, perteneciente al grupo Philips, lanza el “Decálogo de las salas de lactancia materna en empresas”, donde recoge en diez puntos los requisitos que este tipo de instalaciones deben cumplir, para facilitar la práctica de la lactancia en condiciones de higiene y privacidad.
Este decálogo está basado en la experiencia de Philips Avent como marca dedicada al cuidado de la madre y el bebé que desarrolla soluciones para la apoyar la prolongación de la lactancia materna, siempre que esta sea posible y conveniente. Hoy, la compañía inaugura y celebra la renovación de su sala de la lactancia en las oficinas de Madrid.
Requisitos que debe cumplir una sala de lactancia en la oficina
1. Privacidad. Dar el pecho o realizar la extracción de la leche son prácticas en las que la necesidad de privacidad e intimidad son habituales. Por ello, es recomendable que las salas de lactancia estén en lugares resguardados, donde la circulación de personas sea menor que en el resto de la oficina. Asimismo, que la madre pueda reservar la sala el tiempo que necesite de manera automática y anónima, es clave para salvaguardar su derecho a la privacidad.
2. Tranquilidad. El estado de ánimo y el estrés son factores clave que pueden afectar a la producción de leche. El bullicio del día a día asociado al ruido en la oficina pueden impactar negativamente en el estado de ánimo de la mamá lactante, por lo que además de privada, la sala de lactancia ha de estar acústicamente protegida.
3. Ventilación. El aire que respiramos suele estar contaminado de todo partículas o agentes alérgenos que circulan por el interior de los edificios sin que seamos conscientes de que su inhalación continuada puede ser perjudicial para nuestra salud. Asimismo, la renovación del aire es fundamental para rebajar los niveles de CO2 y eliminar olores. La sala de lactancia debe ser un espacio libre de agentes contaminantes donde la calidad del aire se cuide mediante ventilación adecuada y purificación del aire.
4. Iluminación. Una iluminación tenue, con luz cálida, crea las condiciones de intimidad idóneas para que la madre se sienta cómoda en el entorno.
5. Mobiliario. La sala debe contar con muebles útiles, como una mesa de apoyo o soporte para los utensilios de extracción, un sillón cómodo que permita realizar una extracción confortable, y acceso fácil a enchufes o electricidad para conectar los equipos que se utilicen.
6. Conservación. Para que la leche se mantenga en condiciones óptimas para la toma del bebe, que se puede producir varias horas después de la extracción, es importante que la sala disponga de frigorífico y que la leche se mantenga a una temperatura estable entre 0 y 4 grados.
7. Salubridad. El lugar destinado a la extracción debe contener un lavabo dentro de la sala o muy cerca. Según el protocolo para alimentación con leche materna, es recomendable que la donante se lave adecuadamente antes y después de la extracción, así como también lave los útiles empleados para la práctica.
8. Repuestos. La leche materna se puede almacenar en bolsas o recipientes propios para el efecto que suelen venir junto con el extractor de leche. Sin embargo, tener repuestos de este tipo disponibles en la sala resulta muy práctico en caso de que la madre se haya quedado sin unidades.
9. Información. Disponer de información accesible sobre la práctica de la lactancia y de la extracción de leche sirve de apoyo en momentos en los que la madre se encuentra sola en la sala y le surgen dudas o inquietudes. La “Guía de lactancia y maternidad” lanzada este año por Philips Avent, explica los principios básicos del amamantamiento y da respuesta a las dudas más comunes de las madres.
10. Exclusividad. Con el fin de asegurar que las condiciones de higiene y cuidado se mantienen de manera óptima, la sala destinada a la lactancia no debe usarse con ninguna otra finalidad que la de realizar la extracción de leche, preservarla refrigerada, asegurando la prolongación de la lactancia de los bebés.
La Organización Mundial de la Salud, que insiste en la importancia de la lactancia para el desarrollo del bebé, recomienda comenzar la lactancia materna en el plazo de una hora desde el nacimiento y continuar, como mínimo, durante 24 meses para garantizar el óptimo crecimiento de los neonatos.
Sin embargo, es amplia la evidencia que apunta la vuelta a trabajo como uno de los mayores obstáculos a la prolongación de la lactancia. Uno de los motivos, señala Violeta Sastre, Marketing Insights Manager en Philips y madre primeriza, “hasta los 6 meses, por lo general, el bebé debería ser únicamente lactante, lo que es incompatible con la duración de la baja maternal”.
Es aquí donde las salas de lactancia en las empresas cobran un papel fundamental, refuerza la empleada de Philips, que añade: “al poseer una sala de lactancia en la oficina, puedo disponer de un entorno limpio, íntimo, tranquilo, en el que extraerme la leche y conservarla de manera adecuada para poder dársela más tarde a mi bebé”.

Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales