Más del 80% de personas que solicitan excedencias para cuidar de menores o mayores son mujeres

La conciliación de la vida personal, familiar y laboral es un elemento que concierne a la vida cotidiana de todas las personas trabajadoras. Sin embargo, hombres y mujeres distribuyen su tiempo entre el trabajo, el ocio y la familia de forma distinta. La encuesta nacional de condiciones laborales muestra que los hombres dedican semanalmente 39,7 horas al trabajo remunerado y 14 horas al trabajo no remunerado; mientras que las mujeres le dedican 33,9 horas semanales al trabajo remunerado y 26,5 horas al trabajo no remunerado.

A pesar de que en las últimas décadas se ha conseguido una participación más equilibrada entre hombres y mujeres en el mercado laboral, sigue existiendo una brecha de género que muestra que las mujeres siguen sin tener la misma presencia que los hombres en el mercado laboral. Las estadísticas también muestran que, si bien la incorporación de la mujer al mercado laboral ha sido drástica, este cambio no ha tenido la misma profundidad en las responsabilidades de cuidado. Los hombres de 16 años y más que cuidan personas dependientes es de un 9,6% frente al 13,2% de mujeres. Según la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida, los hombres dedican de media 39,7 horas semanales al trabajo remunerado frente a un 33,9 de las mujeres; esta  distancia es mucho mayor en el trabajo no remunerado. Los hombres dedican semanalmente 14 horas frente a las 26,5 de las mujeres.

Desde el año 2007 hasta el 2017, la transferencia del permiso de maternidad no ha sufrido cambios y se ha mantenido en un 2% de parejas comparten la suspensión por nacimiento, adopción o acogimiento. Este dato apunta la confirmación de la hipótesis ya planteada por la literatura especializadas que los permisos de conciliación compartidos entre hombres y mujeres no son efectivos para una mejor distribución de las tareas de cuidado.

Contar con datos que muestren el salario medio anual de las personas trabajadoras, hombres y mujeres, y que puedan ser desagregados en variables como ocupación, actividad económica, edad, tipo de jornada, etc. constituye un paso fundamental para analizar las desigualdades del mercado laboral en referencia al sexo en un aspecto tan importante como es el salario. Las ocupaciones que presentan una mayor brecha salarial de género son: en trabajadores de los servicios de salud y el cuidado de personas; en la ocupación de trabajadores de los servicios de protección y seguridad; en la ocupación trabajadores cualificados de las industrias manufactureras, excepto operadores de instalaciones y máquinas; en la ocupación operadores de instalaciones y maquinaria fijas, y montadores; y en la ocupación de trabajadores no cualificados en servicios (excepto transportes).

Puede acceder a más información sobre la Situación de hombres y mujeres ante la jubilación y las brechas salariales en la jubilación en el informe completo de OBS Business School aquí.

Infografia_Conciliación, empleo y jubilación


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales