Maite Sáenz: «El teletrabajo tiene que tener asociado un plan de upskilling y reskilling para no dejar a nadie atrás»

Redacción7 julio 20216min

Los empleados van por delante de las empresas en lo que se refiere al valor que le conceden al teletrabajo. Lo de volver a la antigua normalidad no les seduce nada de nada y lo que piden, eso sí, es un modelo más organizado, saludable y personalizado.

Estas fueron algunas de las conclusiones que se dieron en la jornada Satisfacción y expectativas del teletrabajo post pandemia, celebrada el pasado 7 de julio por elEconomista, con el patrocinio de Econocom, en la que participó nuestra directora Maite Sáenz y en la que se presentó la encuesta que la propia Econocom ha realizado junto a IFOP. 

En esta jornada, Maite Sáenz participó en la mesa de debate “Evolución de la sociedad tras la covid-19” junto a Carlos Pérez-Herce, country manager de Econocom España, y Pierre Giacometti, co-fundador de No Com, siendo moderada por Antonio Lorenzo, director elEconomista Digital 4.0.

Así, a juicio de la directora de ORH, «el hecho de que una empresa ofrezca teletrabajo ya va ser algo a tener muy en cuenta por los candidatos. Si el empresario sabe tocar bien la tecla de la compensación del empleado atraerá mejor talento y consolidará mejor su modelo de teletrabajo. Estoy convencida de que España puede convertirse en un hub de talento internacional».

Carlos Pérez-Herce expuso, por su parte, que «la mayoría de las empresas están trabajando para encontrar un modelo en el que se sienta cómodo todo el mundo y está claro que el teletrabajo, a través de un modelo híbrido, es parte ya del presente y lo será del futuro. Para 2022 las organizaciones están pensando en un plan fijo recurrente consolidado con una parte de teletrabajo».

Mientras que para Pierre Giacometti, «el teletrabajo se sitúa como un criterio bastante decisivo a la hora de elegir un empleo. Va a ser un criterio tan importante como el sueldo».

El teletrabajo tiene que tener asociado un plan de upskilling y reskilling ya que es la mejor propuesta para no dejar a nadie atrás. Maite Sáenz

CONCLUSIONES DEL ESTUDIO

En lo que respecta al estudio de Econocom junto a IFOP se puede resaltar que «el teletrabajo es una realidad y su impacto se prevé duradero». La pandemia ha acelerado la adaptación al teletrabajo en España con un 51% de los trabajadores que teletrabajan frente al 27% que lo había experimentado previamente. Además, para siete de cada 10 trabajadores esta crisis va a tener un impacto duradero en la organización del teletrabajo.

En cuanto a las ventajas percibidas por los trabajadores las principales son el tiempo ahorrado durante los trayectos (94%) y el dinero ahorrado (87%), frente a la principal desventaja que es la pérdida de las relaciones sociales (77%) que se percibe como un posible riesgo de aislamiento por parte del trabajador.

A pesar de que el teletrabajo haya llegado para quedarse, frente a la situación actual, los trabajadores preferirían implantar un régimen híbrido con una media de tres días de teletrabajo a la semana (29%).

El teletrabajo genera mayoritariamente satisfacción y se ha convertido en un criterio imprescindible

La organización del teletrabajo durante la pandemia ha generado satisfacción entre los trabajadores (72%), a pesar de que han echado en falta ayudas económicas por parte de su empresa.

Además, se ha convertido en un factor clave para que los trabajadores permanezcan en su puesto de trabajo (55%) o bien busquen un empleo que lo garantice (55%).

La medida principal puesta en marcha por las empresas han sido las soluciones digitales (48%) con las cuales tres de cada cuatro trabajadores se han mostrado satisfechos. Mientras que uno de cada tres trabajadores se encuentra insatisfechos ante el material informático (38%), principal punto de mejora.

El sector público, una transición complicada

Los empleados del sector público se han mostrado más críticos con la transición al teletrabajo y un 45% considera que no ha sido fluida. También se muestran insatisfechos tanto con las soluciones digitales que se han implementado (35%), como con los equipos materiales proporcionados (45%-50%).

Margen de progreso del teletrabajo

A pesar de que el teletrabajo se ha instalado entre los trabajadores de manera satisfactoria, todavía tiene margen de progreso ya que la mitad de los trabajadores que nunca han trabajado porque su labor no les permite trabajar a distancia, les gustaría poder hacerlo. Además, según los encuestados, actualmente la mitad de las empresas han realizado una pausa en el desarrollo del teletrabajo después de la pandemia.

Aunque los trabajadores se muestran satisfechos en un 72% por las soluciones digitales implementadas por sus empresas, también consideran que la empresa puede invertir todavía más (43%) en otras medidas para poder mejorar la situación.

Son los propios trabajadores los que han dibujado las vías de mejora del teletrabajo con medidas como un cambio del equipo informático (46%) y soluciones para acceder a las aplicaciones y servidores como si estuviéramos en la oficina (40%).


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros


Nuestros Otros Proyectos


Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales