Autónomos: cómo mantenerse conectado mientras se disfruta de las vacaciones

Pocos autónomos se imaginan estar en la playa tomando una paella con amigos o de senderismo por la montaña con la familia sin dejar de estar trabajando. Cuotas, inseguridad, estrés… y para colmo, el miedo a cogerse vacaciones. La presunta flexibilidad de la que gozan, ya que en teoría tienen más facilidades para organizarse y gestionar los horarios para desconectar, acaba siendo una trampa.

De hecho, 7 de cada 10 trabajadores por cuenta propia disfrutan de menos de 15 días de vacaciones al año, según el estudio llamado ‘Autónomos, ¿cómo estáis?’, elaborado por Muno. La encuesta revela que un 37,8% descansa siete días o menos al año, mientras que un 32,7% se cogen un máximo de dos semanas anuales. Tan solo el 19% tiene tres semanas de vacaciones y, si hablamos de 30 días naturales (el plazo que disfruta la mayoría de los empleados por cuenta ajena), la cifra llega al 10,5%. Y no es, precisamente, porque no se las merezcan. El análisis detalla que el 35% de los autónomos trabaja más de diez horas diarias y que el 80% los fines de semana.

Más difícil parece aún hacer coincidir las vacaciones con el horario familiar. La Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) recalca que más de la mitad de los autónomos no cogen vacaciones en verano. Esto, obviamente, tiene un efecto directo sobre la salud: el 46% de los autónomos asegura que ha tenido problemas de salud por trabajar demasiado y el 58% afirma vivir estresado por un exceso de carga de trabajo.

Unos porcentajes que son preocupantes teniendo en cuenta la cantidad de autónomos que desempeñan su labor en nuestro país. En España hay más 3,2 millones de autónomos, según el número de altas en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), si bien esta cifra es difusa, porque autónomos propiamente dichos (trabajadores que no pertenecen a sociedades mercantiles, cooperativas ni otras entidades societarias) son 1,9 millones, tal y como refleja el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

El verano, si se exceptúan sectores como la hostelería o la restauración -donde aumenta el movimiento-, es por lo general una época donde baja el ritmo, con más tiempos muertos y reducciones de horario para todos los empleados, incluidos los autónomos. Esto no quiere decir que no vayan a surgir problemas u oportunidades de negocio, por lo que siempre hay que estar al tanto.

Se recomienda planificar el trabajo con tiempo, repasando todos los proyectos que están pendientes y cerrando todos los temas antes de irse de vacaciones. Además, es preferible organizarse con los clientes para que sean conscientes de la situación. Por último, gracias a la tecnología, se puede estar siempre conectado para atender una call, escribir un correo o desviar una llamada sin tener por qué alterar las jornadas de descanso, o estando a cientos de kilómetros de la oficina.

 

Deja un comentario

El email no será publicado. Campos marcados con *, campos requeridos


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros

Puede contactar con nosotros a través de:


Empleo en RRHH

Esta web pertenece a ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión, S.L.



Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales