“Muchos problemas que presentan las empresas se relacionan con una mala comunicación”

La directora de Process Com España, Aliocha Mussy, y la consultora y formadora de la misma entidad, Mercedes Cano, brindaron una charla en la Cámara Franco – Española de Comercio e Industria para explicar las ventajas de aplicar el modelo comunicativo denominado ‘Process Communication Model®’, que busca aumentar la eficiencia de los equipos de trabajo en los distintos tipos de empresas.

Ante un auditorio compuesto por asistentes del ámbito de la consultoría, marketing, finanzas y Recursos Humanos, entre otros, se explicó en el marco de la charla ‘¿Se ha cortado la comunicación?’ que este modelo fue originado a partir de un método desarrollado por el psicólogo Taibi Kahler, que ya desde la década del 70’ buscaba mejorar las habilidades comunicativas entre las personas, consciente de los beneficios que generaba.

La base del sistema es que quienes lo utilicen puedan detectar las señales emitidas por cada persona y optimizar las relaciones interpersonales, evitando el estrés que genera una mala interacción, entre otras ventajas. “Se basa en la teoría de que existen seis tipos de personalidades presentes en todos, siendo una o dos las más predominantes en cada persona. La idea de Process Com es enseñar a detectar estas personalidades y comunicar en base a cada una de ellas, generando una relación eficiente entre los distintos tipos de personas”, comentó Mussy. “Ningún tipo de personalidad es mejor o peor que otra. Cada una tiene sus fortalezas y sus debilidades”, adicionó.

Debido a que la mayoría de los problemas que presentan las empresas se relacionan con una mala comunicación, según plantearon, aprender a gestionarla puede resultar clave, traduciéndose en un aumento de la competitividad de los trabajadores e, incluso, en mejores resultados económicos. “Este modelo es una herramienta poderosa para situaciones de alto nivel de estrés. Se aplica bien a las empresas que deben aplicar resultados de alta competencia. En un entorno cambiante, como el actual, la comunicación productiva es muy interesante y nos lleva a mejores resultados”, indicó Cano.

También se planteó que hoy en día es clave que los directivos entiendan que las formas de relacionarse con las personas no pueden ser iguales para todos. Mientras que un tono de voz firme puede ser señal de autoridad y confianza para algunos, puede causar justamente el efecto contrario en otros, provocándoles estrés. “Ahora es un descubrimiento para muchos directivos que las formas de comunicarnos deben ser diferentes entre las personas. Si mi forma de hacerlo es incómoda para alguien, esa persona se desconectará de mi mensaje o le producirá un rechazo, inhabilitando la transmisión del mismo”, afirmó Mussy. “El lenguaje negativo no genera motivación. En algunos casos puede resultar motivador y en otros no”, agregó.

Al aplicar el ‘Process Communication Model’® los directivos aprenden a hablar en base a los seis idiomas planteados anteriormente con criterios observables y medibles, aplicando criterios de lenguaje verbal y no verbal que sean coherentes entre sí para lograr mejores resultados comunicativos. “No le hablamos igual a todo el mundo. Intentamos adaptarnos a las personas. Eso que hacemos de forma intuitiva, naturalmente, en Process Com lo hacemos de forma profesional”, aseveró Cano.

El modelo también permite anticipar los problemas interrelacionales de una organización, como, por ejemplo, la selección inadecuada de un empleado, que puede generar impactos negativos de diversa índole. A través de Process Com, explicaron, se pueden anticipar estos escenarios y realizar un manejo directivo más eficiente.

Para ejemplificar de mejor forma cómo se aplica este sistema, las ponentes realizaron ejercicios prácticos de metodología de grupo en base al vocabulario de las percepciones y los distintos idiomas. Es así como los participantes fueron parte de un juego de roles, donde uno de ellos cogía una carta y los demás identificaban cuál era el idioma que estaba manifestando la persona, ya fuera pensamiento, opinión, emoción, in-acción, reacción o acción.

Finalmente, se entregaron ejemplos de comunicación verbal y no verbal para que los asistentes pudieran identificar cómo influye el lenguaje en la transmisión efectiva de los mensajes. Mientras que el tono de voz seguro y firme denotaba seguridad, aquel más suave y débil generaba el efecto contrario. “El lenguaje corporal es estático, pero con fuerza. Mi voz manifiesta convicción, por tanto, debe acompañar mis mensajes”, concluyó Cano.

Deja un comentario

El email no será publicado. Campos marcados con *, campos requeridos


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.


Síguenos en Redes Sociales



Contacta con nosotros

Puede contactar con nosotros a través de:


Empleo en RRHH

Esta web pertenece a ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión, S.L.