¿Existe una solución laboral para los Baby Boomers?

Maite Sáenz15 enero 20156min

A lo largo de los últimos trimestres, las Encuestas de Población Activa (EPA) han reflejado consistentemente el drama de los parados de más de 45 años. Según los últimos datos publicados, este colectivo representa casi un tercio del total de desempleados, alcanzando la cifra de 1.787.300. Se hace evidente la dureza con la que la crisis les ha golpeado al comparar las cifras actuales con las de 2007, cuando los parados mayores de 45 años se cifraban en 422.000.

Hablamos de un grupo de edad que se corresponde, a grandes rasgos, con lo que se suele llamar la generación Baby Boom. Cuando se habla de baby boomers en Estados Unidos o el resto de Europa se hace referencia a la generación que surge del aumento de la natalidad causado por el fin de la II Guerra Mundial, aquella que llegó a copar los puestos de mayor influencia política y económica entre los años 80 y el inicio del siglo XXI y que acumuló durante esas décadas la mayoría del poder decisorio y adquisitivo. En España, debido a sus particularidades históricas, el aumento de la natalidad no se produjo hasta mediados de los 50, dando lugar a una generación Baby Boom con valores culturales y laborales similares, pero con unos 10 años menos de edad.

De esta forma, mientras los boomers del resto del mundo están jubilados o muy próximos a la jubilación, sus homólogos españoles afrontan un panorama laboral incierto en la fase final de sus carreras. Sin entrar a valorar las alteraciones económicas que puede plantear el retiro de una cohorte poblacional tan numerosa (hay quien vincula la crisis financiera estadounidense de 2007 con la jubilación de la mayoría de los baby boomers americanos), podemos decir que, en nuestro país, el gran reto de esta generación consiste en acceder a oportunidades laborales que les permitan hacer uso de todo su potencial y expertise, logrando así desarrollar el último tramo de sus carreras de la mejor manera posible y garantizándose una jubilación “sin sustos”.

¿Cuáles son los obstáculos que dificultan la consecución de este reto? Amén de la consabida situación económica, los parados mayores de 45 años encuentran dos grandes dificultades. En primer lugar, muchos de los boomers consideran que la formación pertenece a la etapa previa al trabajo por lo que no han invertido en mantener sus conocimientos actualizados. Incluso estando ya en desempleo, los miembros de esta generación no suelen considerar la formación como una vía de retorno al empleo, como demuestra el hecho de que apenas un 7% de los parados mayores de 45 años se esté formando actualmente. Su tendencia a confiar casi en exclusiva en su experiencia como baza laboral, a menudo ha provocado un desfase de conocimientos que es un lastre tremendamente pesado para la búsqueda de empleo.

Por otra parte, esta generación suele tener como ideal laboral la permanencia en una misma compañía a lo largo de toda la vida profesional. Se trata de trabajadores que tradicionalmente han primado la fidelidad a la empresa y han creído en la promoción interna como método de desarrollo. Cuándo, por desgracia, un buen número de ellos se han encontrado en situación de búsqueda de empleo, el hecho de estar impregnados de la cultura de trabajo de una única empresa ha jugado en su contra, pues los departamentos de selección valoran negativamente sus posibilidades de adaptación a una filosofía empresarial distinta.

La mejor forma de liberarse de este tipo de frenos es apostar por el reciclaje profesional, concepto que implica la actualización de conocimientos y habilidades, la adquisición de nuevas destrezas complementarias a las que ya se poseen o la apertura a nuevas y distintas formas de trabajar, todo ello con el fin de revitalizar el perfil profesional del trabajador y hacerlo más empleable. Decidirse por un programa formativo de alto nivel, específicamente diseñado para dotar de conocimientos prácticos a profesionales, puede ser la mejor forma de llevar a cabo este reciclaje. Los datos que maneja el Departamento de Carreras Profesionales de IDE-CESEM apuntan, sin duda, en este sentido.
Los programas formativos tipo Master o MBA demuestran su potencial de empleabilidad mostrando altas tasas de ocupación entre sus alumnos, como ocurre con los programas que tratan las áreas de Gestión Avanzada de Empresa o Recursos Humanos, para los que el Departamento de Carreras Profesionales de IDE-CESEM registra una tasa de ocupación del 100%. Sin alcanzar la plena ocupación, pero con una tasa que podemos calificar de alta, encontramos los estudios en Gestión de Empresa (50% de los alumnos con empleo fijo, 38% en programas de prácticas), los del área Comercial y de Marketing (89% de ocupación) o los correspondientes al sector de las Finanzas (75% de alumnos empleados). En cuanto a los alumnos que cursan Masters o MBA en modalidad online la tasa de ocupación se mantiene en un altísimo 92.3%.

La conclusión es evidente: invirtiendo en formación las probabilidades de encontrar un empleo se multiplican. Los baby boomers españoles son la generación que ha producido el mayor avance y desarrollo de la Historia de nuestro país, por lo que cuentan con una impagable experiencia y unas habilidades extremadamente útiles en el campo profesional. No podemos permitirnos el lujo de no contar con ellos.

Departamento de Carreras Profesionales de IDE-CESEM.


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros


Nuestros Otros Proyectos


Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales