Centros de bienestar en las Empresas: Caso práctico

Nacho Torres18 mayo 201510min

empresa saludable

El bienestar es un valor en alza. A finales de los años 1990 el profesor Martin Seligman de la Universidad de Pensilvania y antiguo director de la Asociación Americana de Psicología, tras destacar la necesidad de investigar de forma decidida los aspectos saludables del ser humano, propuso la creación de la psicología positiva como corriente específica dentro de la psicología, y contó para ello con investigadores de gran renombre como Mihaly Csikszentmihalyi (que fue director del departamento de psicología de la Universidad de Chicago y padre del concepto “estado de flujo”). La psicología positiva estudia las bases del bienestar psicológico y de la felicidad así como de las fortalezas y virtudes humanas, poniendo su atención en aspectos positivos como, por ejemplo, la creatividad, la inteligencia emocional, el humor, la sabiduría, la felicidad, la resiliencia, etc. Desde entonces la búsqueda del bienestar ha pasado del ámbito individual al social y familiar y, por último, al laboral.

La preocupación por el bienestar de los empleados en las empresas no es ajena a la crisis económica que padecemos. La cadena de suicidios que se produjo en France Telecom durante los primeros años de la crisis y el testimonio de uno de ellos, que dejó escrito que se suicidaba por su trabajo (“Me suicido debido a mi trabajo. Es la única causa”) fue un detonante que hizo reclamar medidas de prevención, integrándose la prevención de riesgos psicosociales como una parte importante dentro de la valoración de los riegos laborales que se pueden dar en una empresa.saludable

Sin embargo el bienestar no debe ser abordado sólo como herramienta preventiva, ya que ha quedado demostrado que el bienestar del empleado contribuye a una mayor productividad, compromiso con la empresa, colaboración, optimismo y reducción del absentismo laboral. Apostar por el bienestar es invertir en la mejora de los resultados.

En cualquier caso y a pesar del mayor o menor grado de implantación de estos programas, muchas empresas consideran importante ser reconocidas como “organizaciones saludables” de cara a sus empleados y a la comunidad: patrocinan eventos deportivos, invitan e inscriben a sus empleados a la “Carrera de las Empresas”, organizan competiciones internas…

Bienestar y felicidad son temas de actualidad y van de la mano. No queremos entrar en el debate sobre qué es la felicidad y si el hombre puede ser feliz, pero sí queremos poner de relieve que la felicidad es un estado de gozo en el que la persona disfruta totalmente del momento. Bienestar es un concepto más amplio que tiene que ver con múltiples factores, pero para alcanzar la felicidad “hay que estar bien”.

Hay pruebas científicas concretas que indican que el bienestar subjetivo tiene un impacto objetivo sobre una gran cantidad de rasgos del comportamiento y afecta a los resultados en la vida, y no es sólo una consecuencia de ellos; de hecho, se puede observar una relación dinámica entre la felicidad y otros aspectos importantes de nuestra vida cuyos efectos van en ambas direcciones.

Las investigaciones experimentales en las que los estados de ánimo y las emociones son inducidos en algunos participantes y sus acciones son comparadas con las de un grupo de control, muestran que un estado de ánimo positivo contribuye a la creatividad, sociabilidad, altruismo, y se asocia a patrones fisiológicos beneficiosos. El nivel de bienestar subjetivo es útil para predecir la salud futura, la mortalidad, la productividad, los ingresos…

Empieza a haber cada vez más evidencia de los procesos involucrados en la relación entre la felicidad y los resultados beneficiosos. Por ejemplo, la felicidad está asociada con mayor cooperación, motivación y creatividad, que a su vez son herramientas que sirven para tener éxito en los negocios, y en la vida en general. Por supuesto no se trata de ninguna magia ni es la solución a todos los problemas. También las personas felices se enferman y pierden a sus amigos. No todas las personas felices son trabajadores productivos. La felicidad, como cualquier otro factor, contribuye a la salud y al buen funcionamiento. A paridad de otras circunstancias, es probable, aunque no está garantizado, que ayude.

El sector del bienestar aún no está bien definido, ni regulado, ni reconocido como tal, de forma que es difícil obtener datos sobre el volumen de negocio que puede aportar. No obstante, el Ayuntamiento de Barcelona publicó un estudio en 2013 donde se esforzaba por recoger información y darla de forma agrupada:

Principales ámbitos de actividad: Además de centros de estética y peluquerías, existe un amplio abanico de servicios comerciales donde se pueden adquirir los productos que genera el sector. Por ejemplo, centros donde se desarrollan actividades deportivas, balnearios, clínicas de medicina estética, centros de masaje, perfumerías, departamentos de belleza de empresas dedicadas al tratamiento de la imagen personal integral, hospitales, centros geriátricos, empresas de servicios funerarios, así como empresas relacionadas con el mundo audiovisual, publicitario y de las relaciones públicas.

El bienestar y el cuidado de la imagen personal es una tendencia al alza, ya que cada vez hay una mayor preocupación por la apariencia física y el bienestar personal. Este hecho ha generado un interesante crecimiento en el sector estético y de la salud. El mercado español es el quinto de la UE en productos dedicados a este ámbito.

Aunque podamos entender que el bienestar personal se encuentra relacionado con aspectos físicos y mentales del individuo, la oferta parece que se orienta más hacia productos y servicios relacionados con la salud y la imagen física. Hay empresas que han entendido que esto se puede convertir en una propuesta de valor hacia sus clientes y empleados y han incluido una serie de actividades que redundan en beneficio de quienes trabajan ahí y en una mejora de la imagen externa de la empresa. Este es el caso de Laboratorios Quinton:

Empresa sana, saludable y sostenible que tiene como compromiso primordial el bienestar de nuestros clientes y colaboradores contribuimos a mejorar sus hábitos de vida saludables con medidas que fomentan la salud como la disposición de fruta gratuita en la hora del almuerzo, patrocinio y colaboración de nuestro equipo deportivo, fisioterapeuta para todo el personal, entre otras.

Un catálogo exhaustivo de más de 80 medida de conciliación, otras tantas de prevención de riesgos un completo plan de acción para trabajar los hábitos saludables entre todos sus colaboradores constituyen la apuesta del departamento de Personas y Valores, dirigido por Cecilia Coll que, año a año, evalúa su efectividad e innova con nuevas acciones.

El 95 por ciento de la plantilla de Quinton (41 de los 43 empleados que componen la empresa) son personas no sedentarias y practican actividades como el running, triatlón, zumba o caminar. Dentro de las propuestas de bienestar que ofrece la compañía está la utilización de los servicios de un fisioterapeuta, los viernes dentro del horario laboral y en las instalaciones del laboratorio, para atender todo tipo de lesiones; desde tratamientos de brazo o espalda como consecuencia del uso de ratón o de pesos, hasta tratamientos músculoesqueléticos ocasionados por lesiones deportivas. Aquella persona que desee recibir un tratamiento no tiene más que pedir hora para que se le haga un diagnóstico, en función del cual se establece la urgencia y se le facilita hora para ser atendida.

La iniciativa tiene un doble impacto: por un lado, es una medida preventiva de bajas laborales; por otro, consigue un efecto de satisfacción y vinculación de los empleados que consideran a la empresa una prolongación de su vida privada, donde se comparten actividades y se recibe atención.

Este tipo de iniciativas suponen el embrión de lo que nosotros denominamos Centros de Bienestar, que no son otra cosa que un espacio destinado a actividades que fomenten el bienestar de los empleados, con una parrilla de ofertas, en horarios compatibles con la jornada laboral, que puede distribuirse entre diversas materias según indicamos en el cuadro de más abajo (eso si queremos centrarnos en el bienestar físico, ya que si queremos ampliar la oferta al bienestar mental se pueden incluir actividades como, pensamiento positivo, cursos de optimismo, de creatividad, técnicas de relajación y un amplio etcétera).

José Luis Dirube, Socio Director de POP OMEGA.


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros


Nuestros Otros Proyectos


Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales