8 consejos para aplacar el enfado en el entorno laboral

0
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Es común que en ámbito laboral se sucedan enfados. Tratamos con personas afines, pero a la par, totalmente diferentes. Según la Dra. Diane Tice, profesora de la Florida State University de Psicología, dice que el enfado es la más seductora de las emociones. El enfado, frecuentemente se da en entornos laborales poco comunicativos en los que, por el nivel de miedo existente, se impide un intercambio abierto de puntos de vista.  Todo ello genera enojo, ira, hastío; sentimientos que evitar a toda costa.

El enfado puede esconder otros sentimientos, como malestar o pérdida.
El enfado puede esconder otros sentimientos, como malestar o pérdida.

Sobre el enfado y la ira habla Alberto Chouza en su blog. “Cuando nos enfadamos se produce un diálogo interno que se alimenta con argumentos seductores que tratan de persuadirnos para justificar que podamos vaciarlo sobre los demás. Es persistente, ya que cuantas más vueltas le damos más argumentamos a su favor”, escribe.

CAUSAS DEL ENFADO
  • Sentirse amenazado: que puede ser física, a nuestra autoestima, a nuestros límites, a nuestros valores.
  • Ser tratado de forma injusta.
  • Toparse con obstáculos que impiden conseguir un deseo.
EL ENFADO COMO AUTOCONOCIMIENTO

Cuando estamos enfadados podemos descubrir información relevante sobre nosotros mismos:

  • La naturaleza de nuestros límites.
  • Talante de nuestros pensamientos.
  • Las situaciones ante las que nos sentimos invadidos.
  • Nuestra capacidad de adoptar conductas asertivas.

¿Cómo regularlo, aplacarlo y controlarlo? ¿Qué tipos de enfados existen? Lee la entrada completa y conoce 8 pautas para controlar tus enfados.

Escrito por Cristina Fragua

Cristina Fragua

Graduada en Periodismo y Comunicación Integral por la Universidad Francisco de Vitoria. Próximamente, Máster en Dirección de Comunicación Corporativa en EAE Business School Madrid. De las que siempre lleva un libro bajo el brazo. Cabezota y ambiciosa, ambas en el buen sentido. A veces hay que perder el norte para descubrir que puedes ir en otras direcciones.

Deja un comentario