El 60% de los accidentes mortales en espacios confinados son sufridos por los rescatadores

0
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Los espacios confinados son aquellos en los que, debido a su escasa ventilación, pueden acumularse contaminantes tóxicos y/o tener una atmósfera deficiente de oxígeno, sin estar concebidos para la ocupación continua de los trabajadores. Son espacios con especial siniestralidad sufrida en un 60% de los casos por los rescatadores que acuden a socorrer a trabajadores en situaciones de peligro. Cada año se producen accidentes, incluso mortales, entre las personas que tratan de auxiliar de forma inmediata sin adoptar las necesarias medidas de seguridad.

Son datos expuestos por Xabier González, experto en seguridad de espacios confinados de Aspy Prevención, durante un curso de prevención impartido recientemente por esta compañía en Girona. Se trata del primer curso de Espacios Confinados Nivel II celebrado en el estado y enfocado a maniobras de rescates en situaciones de emergencia en dichos espacios. Es único en España dado su enfoque eminentemente práctico. González explicó que el origen de estos accidentes es, en muchos casos, el desconocimiento de los riesgos por falta de capacitación y adiestramiento, y por una deficiente comunicación sobre el estado de la instalación y las condiciones seguras en las que las operaciones han de realizarse.

Los riesgos en estos espacios son múltiples, ya que además de la acumulación de sustancias tóxicas o inflamables y escasez de oxígeno, se da la existencia de otras circunstancias añadidas como la estrechez, la incomodidad de las posturas en las que ha de realizarse el trabajo, o la iluminación muchas veces deficiente. Además, sobre todo si se usan máquinas o equipos ruidosos en este tipo de espacios, se produce en una amplificación del ruido, muy superior al que esos mismos equipos generarían en un espacio abierto por la transmisión de las vibraciones, impidiendo una adecuada concentración y comunicación.

El curso, ha contado con la participación de varios operarios de la empresa Cubas y Contenedores Pallarés, SL, especializada en la limpieza de fosas, depósitos, depuradoras… etc. La formación ha tenido unas 7 horas de duración. Tal y como explica Xabier González el curso comenzó con un breve repaso de algunos conceptos teóricos en el que se detallaron, entre otros contenidos, los 3 tipos de escenarios que se encuentran en un rescate:

• Nivel A: Esta es la situación óptima, cuando se han tomado todas las medidas de prevención necesarias y se puede realizar el rescate sin necesidad de bajar físicamente a buscar al individuo.
• Nivel B: En este escenario el rescatista ha de ir a buscar al sujeto en situación de emergencia, pero tiene los materiales necesarios.
• Nivel C: para rescatar a la víctima se debe acceder al interior del espacio confinado, pero no se dispone del material necesario que requiere la situación. Es el peor de todos los escenarios y el que más accidentes mortales provoca.

Tal y como explicó el técnico de Aspy Prevención, las 5 horas siguientes del curso se dedicaron a realizar las maniobras de rescate en las dos situaciones más comunes: en suspensión y con el uso de una escalera fija y/o portátil. La complejidad de este tipo de situaciones requiere del uso de numerosos elementos; arneses, cuerdas, equipos de respiración, ventiladores, detectores de gas, etc.

Tal y como explicó Xabier González, “en este tipo de situaciones es imprescindible contar un Plan de Rescate y con una adecuada formación que ayude a tener en cuenta todos los factores que pueden influir en una intervención”.

Escrito por Redacción

Deja un comentario