Cinco claves del liderazgo inspirador del Cid Campeador

0
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

“Ruy Díaz de Vivar, el Cid Campeador, fue un exitoso emprendedor, un líder inspiracional y un empresario modelo que supo gestionar sus recursos en un entorno hostil, venciendo a la adversidad con valor, determinación y capacidad de liderazgo”. Así describe la figura de este personaje clásico, desde la óptica de la gestión empresarial y el liderazgo, María López Herranz, coach profesional y socia fundadora y directora de Onda Positiva, del Centro de Alto Rendimiento Directivo (CARD) y de Russ Natural Horse Way,

LA ESTRATEGIA DEL CIDEn su libro “La estrategia del Cid” (Leven Anclas Editorial, 2014. ISBN: 978-987-45118-3-6), María López Herranz realiza un práctico análisis de la estrategia con la que el Cid consiguió cumplir su gesta guerrera, al tiempo que nos invita a descubrir las claves del liderazgo actual y a ponerlas en práctica (la obra incluye diversos ejercicios que invitan a la reflexión para ello), porque, como asegura, más que nunca se necesitan líderes inspiradores, impulsores de personas comprometidas y de proyectos anhelados: “Partió arruinado a un destino cruel e incierto, pero con un objetivo claro en la mente: limpiar su nombre, demostrar su valor e inteligencia y dejar claro el error de sus detractores. Como tantos empresarios, emprendedores y líderes de hoy en día, tuvo que aprender a adaptarse a los cambios que marcaba su nueva situación con la máxima agilidad posible y prepararse para iniciar su proyecto sin ningún capital económico”.

Desterrado, sin ayuda, sin fortuna y aparentemente sin mucho futuro… ¿cuáles fueron las claves del éxito del Cid? Según López Herranz, fueron cinco:

1. Marca personal: “El capital de marca está sustentado por las cualidades, habilidades y valores que nos diferencian y que hacen que los demás nos elijan, prefieran y decidan estar con nosotros”. “Valor, creatividad, profunda disciplina, intensa capacidad para tolerar los errores y las debilidades ajenas, honestidad, humildad como vasallo de su señor y como señor de sus vasallos, alta capacidad de comunicación y persuasión y dignidad personal son las habilidades y valores que dieron al Cid una credibilidad sin fisuras y la irreprochable reputación que le puso en el camino del éxito más abrumador”, indica la autora.

2. Liderazgo: “Liderar consiste –asegura María López- en servir a los demás, de forma que puedan alcanzar sus metas y aprovechar todas sus capacidades. Así se generan las mayores lealtades, vínculos de agradecimiento y deseos de responder a las expectativas con una energía imparable capaz de superar cualquier reto y alcanzar cualquier objetivo”. “En la trayectoria profesional del Cid, el destierro representó el cambio, lo inesperado, la incertidumbre. Y al ser capaz de adaptarse a él tan ágil y eficazmente, comenzó a demostrar tanto sus competencias naturales para ejercer el liderazgo como la claridad de su visión estratégica”.

3. Motivación: “La motivación consiste en querer cumplir las expectativas que otros han puesto en nosotros”, asegura la coach. “Los hombres a los que el Cid demostraba su total confianza se la devolvían con creces, realizando el máximo esfuerzo posible para que el trabajo encomendado saliera a la perfección, lo cual, a su vez, el Cid sabía agradecer con el reconocimiento al trabajo bien hecho y la recompensa económica pertinente”.

4. Alianzas: “Las alianzas estratégicas con otras compañías o personas, es decir, los acuerdos destinados a beneficiarse mutuamente, constituyen uno de los caminos más rentables para reforzar las estrategias de crecimiento de las organizaciones y de los proyectos”, según María López. “El carácter dialogante y ecuánime del Cid, y su reputación de hombre generoso, justo y valeroso le permitieron encontrar y mantener aliados poderosos, dispuestos siempre a ayudarle y satisfechos con su condición de socios del Cid. A su vez ellos también se beneficiaban de la ayuda que el Cid podía proporcionarles, tanto en la guerra como en la paz, y de las ventajas que les representaba, en términos de imagen y protección, ser sus aliados”.

5. Recompensa: “Recompensar adecuadamente (encontrando el equilibrio entre las recompensas emocionales y las recompensas materiales y adaptándolas a las preferencias particulares de cada colaborador) a empleados cuyo talento es altamente valioso es una de las decisiones más rentables que puede tomar una organización”, explica la autora. “En muchas ocasiones los caballeros del Cid se sienten tan motivados por otras causas que no sólo rechazan las recompensas económicas que les ofrecen, sino que ponen sus patrimonios e incluso sus vidas a disposición del Campeador para lo que sea necesario. Este nivel de implicación sólo se logra cuando entran en juego otras generosas recompensas que nada tienen que ver con lo económico y sí están completamente relacionadas con la satisfacción emocional”. “La satisfacción y el agradecimiento por un trabajo bien hecho continúan siendo las recompensas que más nos gusta recibir”.

Escrito por Maite Sáenz

Maite Sáenz

Periodista especializada en el análisis y la creación de contenidos de gestión, liderazgo y dirección de personas en las organizaciones.

ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión es su proyecto profesional y vital, en el que refleja su forma de entender las relaciones empresa-empleado.

Colabora en numerosas iniciativas relacionadas con la Función RH tales como Top Employers España y Merco, y participa como jurado de distintos premios (Fundipe, Empresa Flexible, Blogosfera RH, etc.).

Deja un comentario