Recolocaciones, mesas de cafetería y Hernán Cortés

0
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Una mañana prácticamente veraniega. Un paseo hasta la cafetería donde he quedado. La temperatura es muy agradable. El verano que ya está aquí al comenzar junio. Zumo de naranja para mí, café con leche para mi contertulia. Nos ponemos al día. Nuevos proyectos para ambos. Un nexo común. Etapas que se cierran y panoramas despejados que se despliegan delante de nosotros. Surgen nombres de conocidos que vuelven a cruzarse en este estrecho mundo. Idas y venidas de una comunidad en evolución. Me contaba una amiga que para un puesto de director de RRHH hace un mes, habían pasado treinta y tres candidatos. Casi todos ya en un puesto. La mayoría con el interruptor en off en la cabeza. Más fuera que dentro. Queriendo ser muy digitales y transformadores para unas cosas. Pero con la intención de pertenecer a la rueda de los que rotan en las empresas tradicionales y en puestos inerciales. Entre que entro, meto a mi equipo y me conocen, dos añitos. Y luego, a parasitar otro planeta.

La tortilla se da la vuelta y llega el momento de pedir. Si durante el periodo en el que estás arriba, maltratas a tus proveedores, qué esperas luego. No recibo porque soy muy importante. Me aprovecho y contrato barato porque mi empresa es muy grande. Desprecio a los más pequeños porque mi puesto tiene mucho renombre. Y ahora, que no tienes ese puesto, pides sopitas. Y además, creyendo firmemente que tienen que estar ahí para darte servicio. Las naves quemadas y el imperio maya que viene de frente. Vamos a pagar y el camarero no nos ubica. En la mesa de la esquina. Sigue sin sacar la cuenta. Zumo de naranja y café, le digo. Pero qué mesa. La pequeña al lado de la circular. Zumo de naranja y café, le repito. El procedimiento impera. Si no hay mesa, no hay nota. El mismo procedimiento con el que se encuentran algunas y algunos. No está la Malinche. Nueva sangre viene pegando fuerte. Y estos sí saben de nuevas tendencias y gestión en red. Obsolescencia no programada.

Feliz fin de semana a todas, todos.

Deja un comentario