¿Cómo evitamos la fuga de talento?

0
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

6 pasos

No es ningún secreto que una compañía de éxito depende, en su mayor parte, de sus empleados. Contar con profesionales responsables y adecuados y que, además, sepan trabajar codo con codo por un objetivo común es la meta -y debería ser también el principio- de cualquier empresa que aspire a convertirse en la primera de su sector. Up Spain sabe lo importante que es cuidar a ese equipo, de ahí que haya elaborado un listado con los errores en recursos humanos que pueden dar al traste con el talento, para que las organizaciones los eviten y/o corrijan:

1. Entorno de trabajo incómodo. Pasamos mucho tiempo en el trabajo. En algunas ocasiones la oficina se convierte en nuestro segundo hogar, por lo que es muy importante un buen clima laboral. El ambiente en la oficina debe ser cómodo y sin tensiones.

2. Las normas, según para quién. Si quieres conseguir que tus mejores empleados se frustren no tienes más que hacer distinciones entre unos trabajadores y otros. Aplicar las normas y los reglamentos debe ser un ejercicio imparcial, no tiene que estar sujetos a ‘amiguismos’. Hay que evitar el trato de favor.

3. Descuidar las necesidades personales. Tus empleados son personas. Cometen errores, tienen preocupaciones más allá del trabajo, y a veces necesitan un extra de comprensión. Los profesionales, en ocasiones, deben ver en su jefe también a una persona, a alguien capaz de mantener una conversación más allá del ámbito laboral y que se ponga en su lugar en determinados momentos.

4. No permitir el crecimiento profesional. Un error de manual, y sin embargo todavía hay muchos jefes que lo cometen. Pocas son las personas que realizan un trabajo sin aspiraciones de crecimiento y promoción. El desarrollo de carrera es uno de los motores más potentes para la motivación y un buen líder sabe aprovecharlo. Si tus empleados desempeñan tareas lineales sin ninguna posibilidad de avance ni promoción, se frustrarán y comenzarán a buscar otro empleo.

5. No dar feedback. La comunicación interna, los comentarios (tanto positivos como negativos), son esenciales para un buen funcionamiento en la oficina. Da igual si es una crítica constructiva, un plan de acción para seguir adelante o la enhorabuena por un trabajo bien hecho. El feedback es esencial porque abre un canal de comunicación con los empleados y fortalece las relaciones con el equipo. La ausencia de este ‘diálogo’ hará sentir a los empleados desinformados e ignorados y, como consecuencia, terminarán desmotivándose.

6. No facilitar canales para realizar peticiones o quejas. El feedback es importante, pues siempre está bien que a cualquier profesional se le indique cómo está haciendo su trabajo, pero también es necesario que ese trabajador pueda expresarse a través de algún canal. La comunicación interna juega un papel realmente importante en las compañías y es muy necesario contar con canales que permitan que la comunicación fluya.

Una vez conocidos los errores lo siguiente, como responsable de equipos o de recursos humanos, es preguntarse si realmente los está cometiendo. Analizar la situación y como se actúa ante la plantilla y procurar corregirlos es fundamental, porque de lo contrario se estará poniendo en juego la permanencia en la empresa de los mejores empleados.

Escrito por Redacción

Deja un comentario