En tu carrera profesional, ¿eres Garfield o Snoopy?

0
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

 

Ante la necesidad de tomar una decisión podemos ser como Garfield, el gato perezoso y comilón que cuya actividad (e incluso sus intenciones de movimiento) no va más allá del mando de la televisión, o como Snoopy, que siempre toma decisiones de acción aunque no sepa a dónde le van a conducir. Son el “efecto Garfield” y la “actitud Snoopy”, definidas así por José Medina para describir lo que está detrás del motor de una carrera profesional.

El momento actual es más que propicio para preguntarnos si somos nosotros quienes gestionamos nuestra evolución profesional o si delegamos esta tarea en otros y en estos términos ha planteado el presidente de Odgers Berndtson se ha preguntado en una conferencia impartida en la Schiller International University Madrid.

snoopy_int

garfield_int

José es un firme convencido de que existen “dos tipos de personas: los que dirigen su propia carrera y a los que se la dirigen” y ha aconsejado que cada uno debe gestionar y no delegar la dirección de su trayectoria profesional, o lo que es lo mismo, debemos ocupar el asiento del conductor y no el del copiloto. Y ello ha de ser así porque el trabajo no debe ser percibido sólo como una forma de ganarse la vida; es un camino hacia la tan ansiada/o “felicidad” y/o “éxito”.

El experto ha explicado que en la trayectoria profesional de muchas personas se suceden constantemente cuatro fases relacionadas con el nivel de motivación y satisfacción, que además, son claramente comparables con las cuatro estaciones del año:

– compromiso (primavera),
– consolidación (verano),
– complacencia (otoño)
– y decadencia (invierno).

JoseMedina_int

“Para no entrar en la zona de la desmotivación y no caer en la complacencia y en la decadencia tienes que reinventarte y cambiar”, ha afirmado Medina.

Frente al Principio de Peter, que sostiene que en una jerarquía todo profesional tiende a ascender hasta alcanzar su nivel de incompetencia, enunció el Principio de Peter Revisado, según el cual el momento de estancamiento es el ideal para preguntarse por qué hay que cambiar y no conformarse por miedo al riesgo y a la libertad: “Todo profesional que asciende en la empresa, si tiene talento, cambia antes de estancarse y de alcanzar su nivel de incompetencia”, concluyó.

Escrito por Maite Sáenz

Maite Sáenz

Periodista especializada en el análisis y la creación de contenidos de gestión, liderazgo y dirección de personas en las organizaciones.

ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión es su proyecto profesional y vital, en el que refleja su forma de entender las relaciones empresa-empleado.

Colabora en numerosas iniciativas relacionadas con la Función RH tales como Top Employers España y Merco, y participa como jurado de distintos premios (Fundipe, Empresa Flexible, Blogosfera RH, etc.).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: