Los ocho rasgos del nuevo mentoring

0
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

itaca

El término de “mentoring” viene de la mitología griega, y más concretamente de la obra “La Odisea” de Homero. En esta obra, Ulises se prepara para ir a luchar a la Guerra de Troya y confía al experimentado Méntor la tarea de cuidar y educar a su hijo, Telémaco, para que desarrolle sus habilidades para ser futuro rey de Ítaca.

Este término, actualmente es aplicado en el mundo de las organizaciones a una técnica de implicación directiva en el desarrollo del potencial de los colaboradores, basada en la conversación y la orientación.

No obstante, el enfoque del mentoring en las organizaciones, -que, de facto, es muy reciente-, ha ido evolucionando. Inicialmente, estaba muy orientado a la tutoría directa del aprendiz. Actualmente, el mentoring se concibe como un proceso mediante el cual una persona con más experiencia (el “mentor”) enseña, aconseja, guía y ayuda, con visión de largo plazo, en el desarrollo personal y profesional a otra (el “mentee” o “tutelado”).

Y la verdad es que es un instrumento de desarrollo profesional que ofrece múltiples ventajas para la organización, en general, para el directivo como mentor y para el colaborador como mentee, en particular. Actualmente, -entre otros proyectos similares-, tengo la oportunidad de trabajar como una empresa líder del sector de la automoción en el desarrollo de talento directivo de jóvenes mandos medios y de todas las herramientas utilizadas, -feedback por competencias, formación, coaching y mentoring-, el mentoring es la mejor valorada de todas, tanto por los directivos implicados como por los mentees.

RESULTADO DE IMAGEN DE NUEVO MENTORING

Randy Emelo, -Presidente de Triple Creek y profesor del Fielding Institute de Santa Bárbara de Estados Unidos-, ha publicado en 2015 un libro denominado “Modern Mentoring”, publicado por la ATD, en el que se reflejan algunos rasgos del nuevo enfoque del mentoring.

Basándome, sólo en parte, en la obra de Randy Emelo y en mi experiencia, quiero destacar algunos rasgos del nuevo mentoring:

1. La iniciativa del mentoring la tiene el colaborador, como mentee. Es él quien tiene que promover las conversaciones de mentoring con su mentor y ser proactivo en el desarrollo de su plan de acción de crecimiento personal.

2. El directivo, como mentor, desarrolla un estilo transversal de liderazgo basado en la relación interpersonal y en el desarrollo de los colaboradores. Si alguna cosa que tiene que ser el directivo, como mentor, es afiliativo

3. El mentee es seleccionado por su potencial para seguir creciendo en la organización. No todos los empleados pueden ser mentees; si bien, no hay que enjuiciar a las personas y darles oportunidades para que, si quieren, se embarquen en procesos de desarrollo personal

4. El mentoring es un proceso formal e informal, a la vez; que favorece el desarrollo de las personas. No puede dejarse de seguir unas reglas formales (como las reuniones), pero ha de dejarse al libre albedrio de las necesidades del mentee.

5. El mentoring se está generalizando en las organizaciones. Aunque se aplica, cada vez más, a personas con potencial, hay organizaciones que ya lo aplican en hasta el 40%, e incluso el 60%, del total de la plantilla.

6. El mentoring combina múltiples acciones para favorecer el desarrollo de la persona: autodirección, formación, trabajo en equipo, practica en el puesto de trabajo, etc.

7. Cualquier directivo no puede ser mentor. El directivo, además de interés por ayudar a las personas y dejar su legado en la organización, tiene que tener unas habilidades interpersonales excepcionales: escucha activa, empatía, preguntas poderosas, saber dar feedback, compartir la experiencia, saber orientar y no dirigir, saber aconsejar, portar y transmitir los valores organizativos, saber orientar, etc.

8. El mentoring se basa en el aprendizaje colaborativo. El aprendizaje parte del interés de la persona por querer autodesarrollarse, pero necesita de la interacción con el mentor y el resto de la organización para ponerlo en práctica.

Entrada escrita por Antonio Peñalver en su blog.

Escrito por Redacción

Deja un comentario